El 2015 sin dudas fue no sólo un año electoral, sino que estuvo cargado de emociones, de rivalidades, de ideas y de posicionamientos.

Un año en el que las elecciones a lo largo y ancho del país no estuvieron concentradas todas en una misma fecha, sino que a nivel municipal y provincial en algunos casos las elecciones se encontraron desconectadas de la fecha de las elecciones presidenciales, llevando al público elector a participar en más comicios de los que está acostumbrado.

Pero el 2015 contó con un participante más en las elecciones además de los diferentes candidatos y partidos políticos: las encuestadoras. Empresas privadas dedicadas a relevar datos respecto a la intención de votos de las personas. ¿Cómo? Ofreciendo sus servicios a quien lo pague, en muchos casos restándole objetividad a los datos luego difundidos.

Encuestadoras privadas: las grandes perdedoras

Más allá de los distintos resultados electorales que se fueron observando a lo largo del país, en cada uno de los comicios siempre había una constante, y era que las encuestadoras privadas, encargadas de predecir los resultados, perdían una y otra vez; una y otra vez.

Tal fue la situación, que la sociedad perdió el respeto hacía las mismas. Fue así como comencé a pensar qué se podía hacer al respecto, y con mi vocación política y tecnológica la respuesta fue simple: una encuesta abierta, online y transparente. ¿Qué podía salir mal?

El desarrollo de la plataforma web y su algoritmo tuvieron un costo menor a los $ 500 (quinientos pesos argentinos), mientras que por el contrario, la realización de una encuesta vía telefónica o presencial, que comprenda un universo de entre 800 y 3500 personas  en manos de las consultoras privadas, generalmente ronda entre los $ 100.000 y $ 150.000, dependiendo de la magnitud del muestro que realice cada una de ellas. ¿Pequeña diferencia, no?

Todo muy lindo… pero dirán: “no todo el mundo tiene acceso a Internet“. Y ante eso no me cansé de responder: “¡Es verdad! Pero las encuestas que se realizan vía telefónica tampoco alcanzan al total de la población, de hecho cada vez menos personan tienen línea de teléfono fijo en sus hogares. Por su parte, las encuestas personales (cara a cara) tienen un elevado costo de realización y demandan mucho tiempo. Ni hace falta decir que estos tipos de metodología abordan ademas un muestro de la población muy reducido. En cambio, Internet llega cada día más hogares, siendo que ya más del 60% de la población argentina cuenta con acceso a la red. No sólo eso, sino que al tratarse de una encuesta online y no invasiva, uno podía decidir si participar o no. Uno podía elegir si quería que su voz sea tomada en cuenta o no. Permitía a los usuarios poder ser escuchados y no depender de ser seleccionados aleatoriamente.”

Mucha gente decidió participar del primer experimento, exactamente 19.421 personas,  y los resultados fueron interesantes. #MiPaísVota se convirtió en la “encuestadora” que mejor predijo la diferencia porcentual entre Daniel Scioli y Mauricio Macri en las elecciones generales del 25 de Octubre.

De repente muchos medios comenzaron a hablar de #MiPaísVota y nos comenzamos a embarcar en un viaje sin retorno, ¡teníamos la obligación moral de hacer una versión 2.0 de la encuesta de cara al ballotage!

¿Por qué? No solamente habíamos predicho el escenario de ballotage cuando algunas encuestadoras daban a Daniel Scioli del Frente para la Victoria ganador en primera vuelta y mientras la mayoría de ellas medía una diferencia entre ambos candidatos cercana al 10%. Habíamos acertado el resultado completo de las elecciones, algo que ninguna encuestadora había logrado. Es decir, nuestros números mostraban el orden correcto de todos los candidatos/opciones, dígase: 1° Scioli, 2° Macri, 3° Massa, 4° Del Caño, 5° Stolbizer, 6° Voto en blanco y en 7° lugar Rodríguez Saá. Además, tras el recuento definitivo de votos, la diferencia real entre Scioli y Macri fue de 2,93 %, mientras que #MiPaísVota había medido una diferencia de 3,08% entre ambos candidatos, es decir que tuvimos, en ese sentido, una diferencia de 0,15%.

Aquí les dejo un video de lo que dejó #MiPaísVota luego de las elecciones generales:

Con ese empujón anímico emprendimos una segunda versión del experimento, esta vez de cara al ballotage. Habrán notado que siempre utilizo la palabra experimento, y es que eso es lo que fue. #MiPaísVota surge en parte como herramienta para corroborar la hipótesis sobre la que plantee el proyecto: ver hasta qué punto las redes sociales nos podían permitir acercarnos, y anticipar, nada más ni nada menos, que a el resultado de una elección presidencial en Argentina. Podía salir bien o podía salir mal. La verdad es que salio extremadamente bien.

En 22 días con la encuesta online de cara al ballotage se logró la participación de 80.007 personas. En el medio de ello recibí críticas de todo tipo, de todos los sectores, diciéndome que la encuesta estaba sesgada, que la encuesta no servía, que se trataba de una encuesta paga por uno u otro partido político. Así y todo no baje los brazos, respondí a cada uno de los mensajes que recibía vía Twitter, Facebook o email, o al menos la mayor cantidad posible. No sólo eso, tuve que desistir de rendir un final de mi carrera universitaria porque #MiPaísVota me estaba consumiendo mucho tiempo mental, ya que no se trataba sólo de responder mensajes de los usuarios, también debía responder a los medios locales, provinciales y nacionales que ahora estaban prestando atención a la encuesta, no podía desaprovechar esas oportunidades que tanto servían para promover el sitio web y lograr que más gente participe.

Incluso me animo a decir que los últimos días de la encuesta se vivieron como un Boca-River, se podía observar en las redes sociales como personas de ambos partidos políticos compartían la encuesta de www.mipaisvota.com con mucha euforia, invitando a todos sus ciber-amigos a participar de la misma para así favorecer a su candidato favorito. El sitio llego a tener incluso 32.857 visitas en un día. Aquí les muestro el total de personas que visitaron la página durante la versión del ballotage de la encuesta. 

¿Qué me dan a entender estos números? Por un lado que no todos los que ingresaron al sitio, votaron y participaron efectivamente de la encuesta, pero por otro lado, que muchas personas volvieron al sitio en reiteradas ocasiones para ver los resultados parciales que #MiPaísVota brindaba segundo a segundo.

No se imaginan lo feliz que me sentía cada vez que en la calle o en distintos espacios públicos escuchaba a la gente hablar de #MiPaísVota. Algunos para bien, otros para mal, lo importante era que la gente estaba hablando de ella, se estaban interesando en la misma. Esa idea sencilla, pero también disparatada, que se me había ocurrido estaba empezando a ser discutida en la sociedad.

Hasta que finalmente se llegó al 22 de Noviembre, el día del ballotage. Los resultados finales fueron, con el 99,17% de las mesas escrutadas, 51,40% para Mauricio Macri y 48,60% para Daniel Scioli. ¿Saben que predijo #MiPaísVota? ¿Saben que predijeron las encuestadoras privadas? Acá lo tienen.

resultados mipaisvota

¡#MiPaísVota venció nuevamente a las grandes encuestadoras privadas! Estas deberían sincerarse y admitir sus grandes errores, dejar de excusarse constantemente como se han acostumbrado a hacer luego de cada elección. La vieja metodología empleada por las encuestadoras privadas es cosa del pasado, fallaron. Basta. ¿Por qué? ¿Por qué será que estas empresas que se dedican especialmente a este tipo de tareas nunca pudieron cumplir bien su trabajo? ¿Será porque responden a distintos intereses políticos y económicos y que eso las sesga de la realidad? Recordemos que las grandes encuestadoras han tenido mucho espacio en la difusión de los medios comunicacionales este año, por ende se transformaron en formadoras de opinión. Cargando semejante responsabilidad, estas deberían ser objetivas y brindar datos limpios a la sociedad, y no brindar datos que favorezcan más a quienes las contraron. La sociedad les dijo basta a las encuestadoras privadas y yo también.

Los grandes encuestadores la pueden contar como quieran, pero la realidad es que un joven de 23 años con una idea, una computadora y las ganas de la sociedad de tener información limpia, transparente y no manipulada lograron vencer a estas corporaciones. Y vos que estás leyendo y llegaste hasta el final de la nota ¿en quién vas a confiar de ahora en más?

¡GRACIAS A TODOS LOS QUE PARTICIPARON Y AYUDARON A DIFUNDIR #MIPAISVOTA! ¡GRACIAS DESDE EL CORAZÓN! ¡HA SIDO UNA EXPERIENCIA ÚNICA EN CUANTO A LO PERSONAL Y QUE ESTOY SEGURO QUE JAMÁS OLVIDARÉ! LES REPITO: ¡GRACIAS!

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *